Por Óscar Mendoza

Stranger Things, la serie de la que todo mundo está hablando me remonta a un tiempo. Antes de las películas por stream, los Blu-rays y DVDs masivos y la programación por cable, todo niño y adolescente éramos espectadores del Canal 5. Luego llegó Azteca 7 y la oferta se múltiplicó, aunque no mucho. Todos los viernes por la tarde, sábados de permanencia voluntaria y domingos de estreno un niño con su hermano, con sus primos o sus amigos se sentaba frente al televisor (de antena por supuesto) y veía las sagas.

Los Goonies, E.T. el Extraterreste, Encuentros Cercanos Del Tercer Tipo, Cuenta Conmigo, Jumanji, Nuestra Pandilla eran las películas repetidas una y otra vez y que sin embargo no nos cansábamos de ver. O Carrie, El Despertar del Diablo, Tiburón, Viernes 13, Las Brujas, Pesadilla en la calle Elm, La Cosa del Otro Mundo, Alien el Octavo Pasajero, Poltergeist, Los Muchachos Perdidos o Eso (sí, la del payaso) para los “más crecidos”, pero ya en la noche a riesgo de recibir un regaño de los padres.

Confieso que vi –como los adictos a las series- Stranger Things “de jalón”. Fue como haber visto todas esas películas de la infancia y pubertad en una sola. Y más. Porque si la serie que transmite Netflix está atrapando a millones significa algo. O que somos nostálgicos y romantizamos lo retro. O que la ficción se alimenta de más ficción porque si bien “no hay nada nuevo bajo el sol”, podemos voltear el sol y mirar a la oscuridad. Y de ahí que esta serie esté gustando tanto y a tantos. No es cien por ciento original. No. No es ni una revolución a la fantasía, al terror o a la televisión por internet. Tampoco. No posee la trascendencia técnica o narrativa de otras series y sin embargo hay algo en ella. Algo que la hace igual de buena que todas esas películas y sagas que vimos en lugar de salir a jugar. Stranger Things nos gustó –y mucho- y es válido preguntarse el por qué.

***

A continuación algunos momentos y elementos que podrían conectarnos como fans inmediatos de esta serie.

stranger-things-will-610x407

• La trama y las historias

La trama Stranger Things se ubica en un condado (o pueblo, como sea) llamado Hawks en el que la comunidad es pequeña y todos se conocen. Ahí ocurren dos hechos que dan arranque al conflicto: el escape de “algo” de un laboratorio y la misteriosa desaparición de Will Byers, un niño que gusta de jugar Calabozos y Dragones con sus 3 amigos: Mike, Dustin y Lucas. Paralelamente, aparecer una misteriosa niña rapada, a la que solo se le conoce con el apodo de “Once” y quien está relacionada con el laboratorio y un grupo de hombres de negro que la buscan.

Así comienza la historia de esta serie que inmediatamente nos remonta a tantas películas (de la vieja escuela y modernas. Pienso por ejemplo en la cinta animada de Akira o Super 8, el homenaje de J. J. Abrams al cine ochentero) y que, lo largo de los episodios, irá complicándose y explicándose por sí misma.

Sin embargo un gran plus de Stanger Things son las sub-tramas; que en ningún momento se vuelven pesadas, y que van aportando al misterio principal. Así tenemos la pequeña historia –bien conocida por nosotros- del grupo de niños acosados por un bravucón. O la niña-buena que se enreda con un guapo y sus malas compañías. La conspiración del gobierno para encubrir experimentos y hasta el drama de un policía pesimista que de pronto tiene otra oportunidad. Todas estas historias sirven para enlazarse con otra y así formar un mosaico de referencias. Porque seamos sinceros, todos conocemos y vimos películas con esos problemas pero ahora los juntaron. No podríamos pedir más.

Stranger-Things-villain

Con un toque de misterio, aventura, ciencia-ficción y sus momentos de espanto y brinco, la historia de Stranger Things se desarrolla sin prisa y con fluidez digna de una serie. No por nada hará que queramos ver y ver más capítulos.

5436270.jpg-r_x_600-f_jpg-q_x-xxyxx

• Los personajes y el casting

Winona Ryder y David Harbour, dos actores sólidos encabezan la lista del casting. Sí, la presencia de Winona es garantía pero no se reduce a eso. En cambio, y con sorpresa, el elenco es maravilloso. Desde los personajes que van saliendo de la historia hasta los niños. Tenemos así el clásico grupo de “nerds” (aplausos para Dustin, el niño sin dientes), al hermano mayor protector, a la hermana inocente (y en el fondo ruda), a su novio valentón y deportista, a los papás ochenteros desinteresados y clasemedieros, al policía con sus métodos, al malvado responsable de las investigaciones y a una misteriosa niña con aparentes superpoderes.

Todos y cada uno representado en personajes bien definidos y bien actuados. Sobra decir que al final de la serie ningún personaje parece de relleno y todos tienen su lugar. Porque hasta el padre desobligado de Will Byers o la amiga rara tienen un inicio y un cierre, si no feliz, es digno.

strangerthingsstill

• El score y la música

Una cosa distinta son las canciones que escuchamos a lo largo de la serie y otra el sonido que acompaña a la trama. Y ambas, en este caso, son una delicia. Lo primero a destacar es la gran selección de canciones. Por su puesto, y en coherencia con la trama y el estilo, los géneros a encontrar es el post-punk y el rock ochentero. The Clash, New Order, Echo & The Bunnymen, Jefferson Airplane, Joy División, Toto y hasta Foreigner alcanza lugar.

Pero las canciones –que son otra vez una oportunidad de recordar cassettes viejos- y el playlist se cuenta aparte.

Lo destacado y original es el score hecho por unos tales Kyle Dixon and Michael Stein quienes tienen una banda llamada SURVIVE y cuya música es volacabezas. Sintetizadores, dark wave, mucha actitud y toques de misterio a la John Carpenter y su icónico score de Halloween. Así es la música que ambienta la trama de Stranger Things, la cual acompaña a la historia en todo momento y colabora en el montaje. A veces es oscura, otras optimista y el tema de inicio simplemente te impide decirle no a la reproducción automática.

stranger-things-banner

• La producción

Stranger Things es una carta de amor a los ochentas. Sí pero también es una serie de televisión hecha para el formato de internet. Eso se nota y se nota bien debido a los encuadres, al diseño de los créditos, el vestuario y la ambientación. Los filtros –que remiten a las películas ya citadas y mucha más– y el montaje en general, se fusionan para crear una atmósfera neo y retrospectiva. Quizá una o dos escenas están sobrepuestas y sobran, mientras que la gran mayoría aporta algo a la trama y su desarrollo.

strangerthingsotherside

En este punto, quisiera explicar la polémica que hay en torno a si Stranger Thins es un plagio o un homenaje, porque en ello recae su originalidad o su sobrevaloración. Siendo así, creo desde mi opinión –que solo está respaldada por haber visto muchas películas en el Canal 5 y medio leer escritores para nerds– que la serie tiene su originalidad en ser honesta. Vi a lo largo de sus 8 capítulos, una serie de referencias obvias y otras no. Pensemos por ejemplo en el diseño de producción que inmediatamente nos remite a sus fuentes.

Pósters de The Thing, Jaws, Evil Dead. Referencias de los personajes y acciones de otras películas como Star Wars o Eso (Lando Calrsissian o la resortera para vencer al monstruo). Incluso los sutiles homenajes al anime japonés, o escritores como Stephen King, Lovecraft o J.R.R. Tolkien. Influencias modernas como Akira, Under The Skin o Silent Hill. Todos esos factores se muestran y admiten que la serie no es algo novedoso, pero que a su modo puede volver a hacer fantasía, ciencia-ficción y aventuras de una forma innovadora y revitalizar el entretenimiento sin pretensiones de grandeza. Stranger Things no es original, pero tampoco es un refrito ya que sus referencias son más que obvias y se nota que sus creadores –Los hermanos Duffer– son nerds que crecieron con todas las referencias de la cultura pop a las que rinden homenaje.

elevenstill

Aclarando eso, reitero el valor de la producción y su acierto al elegir y aceptar su origen. Vemos en la serie efectos dignos de la televisión, personajes con los que podemos sentir más empatía o disgusto según nuestra experiencia y un cuidado en las locaciones, la explicación de la trama y los acertijos que se nos lanzan. En ningún momento el espectador es un tonto al que hay que darle todos los datos o evitarle disgustos. Eso, en nuestros tiempos de invasión de series, es algo que debe respetarse.

netflix-stranger-things-trailer

• Su universo: la posible segunda parte (contiene spoilers)

Hacia el final de la serie vimos cómo Once se sacrifica por sus nuevos amigos. También vimos cómo eliminó a sus perseguidores y se deshizo de su “papá”. Will regresó al mundo pero trajo consigo algo de la dimensión (el Otro Lado) y la criatura fue eliminada. Pero eso no basta para dejar de preguntarnos ciertas cosas, que como se ha dicho, confirmarían la expansión del universo de Stranger Things.

¿Will regresó siendo él mismo? ¿Hay más de una criatura? ¿Once era el único experimento? ¿Su “papá” era realmente el padre? ¿Hay más de Otro Lado? ¿Cómo se descubrió el portal? E infinidad de preguntas, que como buenos clavados, podemos hacer y esperar en la segunda temporada que podría ser una continuación, una expansión y hasta una precuela.

elevenstill2

***

Stranger Things es sin duda el último fenómeno viral de internet y se lo tiene bien merecido. Nos ha conectado a los nostálgicos y a los nuevos. A los nerds y crecidos fans del Canal 5 y a quienes imaginamos mezclar alienígenas con otras dimensiones, comunicación con luces y los inolvidables amigos de la infancia. Si hay segunda o tercera temporada habrá que ir más allá de lo retro is over.

Ahora solo nos queda esperar y por qué no, enseñarle esta joya a nuestros amigos, hermanos y primos. Quizás hasta volver a ver la temporada completa porque en un mundo lleno de series con policías desequilibrados, disputas por el trono, narcos heróicos y dramas millennials, se agradece la existencia de cosas como Stranger Things.