Por Antonio León

MICK KARN

no nos van a leer

puedes pensar que la tercera edad

es el cabello blanco a los cincuenta y dos

pero no te leerán

hubo una clínica para ejecutantes de bajo de doce cuerdas

           el maestro tocaba con los dedos de la inseminación artificial

           y un día encontró a Bootsy Collins

en desconocida etapa de poesía en voz alta

paisajes sónicos       performance

declamación en clave de moog

tatuajes en la lengua durante la lectura de un poema

pero todo fue triste al final del eco

            le informaron que nadie lo leería

            si no explicaba los ruidos

            que lo atormentaban desde que era un niño

no te van a leer

luego piensas que hay una mafia injusta que no alaba tus ojos rebanados sobre las páginas del Altazor –tantas horas invertidas en globo aerostático

sin poder encender un cigarro en el mechero–

y puedes dar una conferencia creacionista

mientras el poeta es un kamikaze

sobre el centro cultural

o la sala de usos múltiples hecha de piel de elefante

mantel verde o guinda

y está solo      solo      solo

como si los viajes en globo no fueran asunto de Cantinflas

y su absurda incursión en el cine de Hollywood

porque aquí no lo leían      como a ti no te leerán

no te van a leer aunque tengas cáncer de páncreas o de ovarios

ellos tardarán en notar las tiras del sufrimiento

y van a sonreír de ternura cuando avises que deseas ir al tocador

a maldecir como los grandes del insulto

porque el trámite de incapacidad en el imss

llega sólo si preparas cocteles con la saliva de tus ojos

no van a leerte

cuando te pelees con los otros poetas de la fiesta

porque son unas perras vanidosas del like

y tú vives la poesía           sudas la poesía

dejas de trabajar      como si tuvieras talento

ruges y hablas en poesía

hasta cuando te refieres a un licor barato

servido en el cuenco de una gringa borracha

y tampoco te leerán               por ejemplo

si

haces

experimentos

[co/mo és/te]

los padres te entrenan para ello

dan su cuerpo a la ciencia del chantaje familiar

que seas tú quien decida el destino de los restos

la caja          las decoraciones

la fe que ha de presidir su despedida

llores si es necesario por el lado blanco de las gafas

que hables frente al público

digas

hijos de la chingada

debieron leerlo

su legado estético es vasto

como el de Mick Karn y su banda

aunque ustedes preferían a Duran Duran

– – – – –

VLADIMIR PUTIN NO PUEDE EVITAR QUE ANDERSON COOPER BAILE CON MADONNA

*

la objetividad del periodista

es una Diana compuesta

en minutos de conflicto armado

la sangre de los marineros de tierra

sólo se había visto en Querelle

          o en las películas de Isela Vega

en las que el espectador se sentía sucio

cuando era otro actor el que facturaba incestos

mientras la fotografía era una ofensa a todo color

el hombre que formula una           conjetura

y no acude a una serie de              argumentos

para defender su                             propuesta

se empeña en hablar                       toda la tarde

qué difícil la jornada del humano

desde su aparición sobre el polvo

que le estropea las botas

* *

durante la adolescencia

conocí a mi primer homosexual

no recuerdo su nombre

pero vestía gabardinas color gato-hormiga

y se quejaba del clima controlado

nunca del medicamento controlado

también rechazaba las formas blancas

del arte moderno

las filas y contingentes

y que los maricas no pudieran besarse en las películas

él era de pelo cano

le decían La zorra plateada

odiaba todos los discursos que no venían de su voz

la pared y sus rasguños de caramelo macizo

también tenía una tos de gato

ruido que frustraba

la fluidez de la tarde

* * *

El presidente Ruso            Vladimir Putin

advirtió este lunes en entrevista

que si Rusia ve amenazada la seguridad nacional

empleará en su defensa

armas

de alta tecnología

el estadista resaltó

que                    sin exagerar

la política exterior de Rusia es pacífica

al recordar que una mirada al mapa político del mundo

evidencia que el país no necesita territorios

ni riquezas naturales ajenas

La zorra plateada nunca estuvo en la guerra

pero se sabía capaz de hacer la circuncisión a los solda­dos

con un destapador de taquería

y asepsia de alcohol en fanta de naranja

mientras hablaba del otro               alguno de sus favoritos

siendo tan amable que daba miedo

con aromas grises en el cigarro

como usuarios de este escollo

todos conocemos la naturaleza del otro

en la interacción social

que logramos copiar de las pesadillas

en que amarran a dos chicos del coito

mientras sacuden sus rostros

junto a la ceniza que nadie reclamará como suya

* * * * *

los dogmáticos se forman

ante el YouTube          dicen

mira como sufren las jotitas de Eurasia

mientras el bellísimo venado de plata

se contonea como un nerd

con la torpeza de quien no ha sido rapado

o rajado de los pezones

o confrontado a fuetazos si decide hacer Vogue dancing

a las tres de la mañana

* * * * * *

luego hay dos rubias de cierta edad

que bailan frente los últimos sobrevivientes al mito

ninguna de ellas es la zorra plateada

pero una imitadora de Madonna

se queja ante las autoridades que protegen

la propiedad de autor

dice que           por menos de eso

antes las rapaban

frente al contenedor metálico

de las caderas y las chichis falsas

– – – – –

SKINHEADS EN MI LECTURA DE POESÍA

si en algo me equivoco               me han de poner una golpiza

ya tuvieron suficiente con mi piel tostada

de tanto andar a pie

con la autoridad que finjo sobre ciertos temas

también es que odian otras cosas que yo represento

el glam rock

las canciones de los Freddy’s

mi forma de ir por la calle agitando la melena

los rubíes de viento que forjo con las manos

al decir que todos se la sudan a Bob Creeley

y que las poetas de mi ciudad

son las culpables de mi odio por el mar

me voy a equivocar

y habrá tres o cuatro botas con brillo de mi saliva

en la rendición de cuentas del bullying que me faltó

parece repentino ese interés por los poetas del grunge

como si no fuese una tragedia ser cualquier cosa

después de los dieciocho

ellos llegaron marchando sin hacer ruido

con cuadros de hule espuma pegados a las suelas

la disciplina de las formaciones de guerra

la mirada de que ahora podemos ser amigos

porque bebimos cerveza como si fuera agua dulce

como si mis peroratas al filo de la neurosis

pudieran

ser llamadas poesía