Por María Guadalupe Barriga

1.- Asegúrate de saber cómo reparar cosas en el hogar. Si no lo sabes, puedes aprender de alguien experto o en tutoriales. Algunas cosas básicas que debes aprender a hacer: cambiar un fusible, usar un taladro, pintar la casa, podar, reparar la regadera, entre otras; ya que tu pareja en cuestión siempre estará ocupada leyendo y, por ende, perderá la noción del tiempo. Puedes decirle que necesitas ayuda y pasaran años y de repente —con sorpresa genuina— dirá: “¿no me dijiste eso apenas ayer?”

2.- Es bueno saber un poco de psicología y tanatología, ya que nunca se sabe cuándo tu pareja sufrirá alguna crisis existencial o un duelo a causa de algún autor que esté leyendo.

3.- Si tu pareja tiene algún evento como presentaciones de libros o conferencias, es bueno que te sientes hasta delante mostrando interés (aunque te sea difícil entender de qué hablan) para que él o ella se sienta apoyado/a.

4.- Si de repente quiere invitar a sus compañeros o colegas a casa para cenar, es bueno que leas un libro al mes por lo menos para que puedas entender un poco de lo que se habla durante la reunión (los diccionarios y críticas sobre libros en internet son de gran ayuda). Y lo más importante: usa palabras elegantes, esas que cuando lees por casualidad en algún libro en voz alta te hacen sentir más inteligente.

5.- Asegúrate de participar en sus conversaciones (me refiero en las que también participan personas con su misma “profesión”); si no entiendes, sutilmente puedes cambiar de tema, por ejemplo, hablar de política, religión, drogas o incluso deporte. No tengas miedo, la persona literata siempre tiene una opinión para todo, se emocionan incluso al hablar de otros temas. Un poco de cultura general siempre te beneficiará en las conversaciones.

6.- Si te toca cocinar, asegúrate de siempre hacerlo con especias; de esta forma cuando tu pareja lo coma se sentirá más bohemio todavía. La cerveza artesanal o un exótico vino tinto son de las mejores opciones para beber.

7.- Si tu pareja, además de dedicarse a la literatura, le fascina estar en redes sociales, trata de ser paciente y no explotes diciéndole que está perdiendo el tiempo; esto puede hacerlo sentir mal y tal vez te toque poner en práctica mi segundo consejo.

8.- Es bueno que aprendas también de administración, ya que tu pareja tratará de gastarse todo en libros y bebidas alcohólicas. Y al final de mes estarás con deudas y en el peor de los casos con el refrigerador vacío.

9.- Este consejo es el más importante; si tu pareja se dedica a la literatura y piensas compartir con él o ella el resto de tu vida, asegúrate de que tenga otra profesión u oficio. Ya que suelen tardarse más de un año en terminar un libro, ganarse algún premio, o incluso más años en escribir alguna obra importante si es que algún día lo hacen.

Bueno, sólo son nueve consejos pero espero que les sea de ayuda.


María Guadalupe Barriga (Morelia, 1989) es licenciada en Comercio Internacional y directora de ventas de Mary Kay Cosmetics. Lee en el baño, en la cama y en los cafés. No cree en los cánones literarios y le gusta leer de todo. Nunca había publicado antes algo, pero su pareja insistió en que estos consejos se publicaran para ayudar a quien tenga que ser ayudado. Y lo adivinaron bien, está casada con un literato.