Por Manuel Noctis

Aprovechando que Mael Vallejo, editor general del portal de noticias Animal Político, estuvo como invitado a una reunión con publicistas en Tijuana, platicamos brevemente con él para conocer su visión sobre ciertos aspectos del periodismo que han estado permeando en la actualidad.

Actualmente los medios de comunicación viven una etapa de crisis, eso lo sabe Mael, quien considera que esto se debe principalmente a que no han sabido cómo llegarle a la gente y se ha dejado de lado algunos aspectos importantes. Ante esta situación, considera que es necesario “volver a contar las historias que no se cuentan” y “hacer literatura de lo cotidiano”, para volver a emocionar a la gente con contenidos.
Sabe bien que los tiempos han cambiado y que ahora la gente se informa con lo que “le emociona” y lo que “le conmueve”, situación que los medios deberían tomar en cuenta porque si no se logra despertar nada con ellos, no se llegará entonces a ninguna parte.
Los lectores y consumidores de noticias “no son tontos”, dice, puesto que saben bien qué es lo que quieren ver, leer y escuchar, y lo que los medios están haciendo es que no están contando las cosas bien, derivado de ello los lectores se van a buscar otros medios donde poder encontrar lo que necesitan.
Uno de los problemas de esta problemática, dice Mael, es que el 82% de los medios en el país sobreviven de la publicidad gubernamental, lo cual ha llevado a los medios ha dejar de lado muchas cosas que contar, que narrar, y hay otras tantas que no se están contando.
Agrega que otro de los problemas que permean en esto es el hecho que querer ganar la nota, porque los medios se apresuran a querer ser los primeros en informar y no se están fijando cómo lo están haciendo, si está bien sustentado el hecho o si es totalmente real lo que se está diciendo.
Mael duda mucho que los lectores estén bien pendientes de ver quién fue el primero que compartió una nota o suceso en su página, y tampoco cree que los anunciantes hagan lo mismo, lo cual le lleva a pensar que eso de “ganar la nota” es una cuestión meramente de ego entre los propios medios y los periodistas, más que de una situación práctica que ayude a generar buenos contenidos, lo cual a veces, contrario a generar público, les resta credibilidad.
Por ello, dice Mael, en este camino de la información “tenemos que volver a emocionarnos juntos y contar esas historias que no se cuentan”, empezar por comprender a las personas y brindarles lo que ellos están exigiendo, pero con sentido de credibilidad y algo bien hecho, si no se hace esos medios van a desaparecer y no tendrán marcha atrás.