Por Manuel Noctis

Después del futbol, la lucha libre se ha convertido en el segundo deporte preferido por todos los mexicanos gracias a las leyendas que existen en torno a ello y a figuras como El Santo y Blue Demon, quienes con sus películas y espectáculos no solamente insertaron el gusto por el pancracio en la idiosincrasia del mexicano, sino que incluso lo llevaron aún más a un plano internacional.

Bajo esa perspectiva, y gracias a que Tijuana ha sido cuna de grandes figuras de este deporte, el pasado jueves 27 de abril fue inaugurado el que se podría considerar, según sus creadores, como el primer Museo de la Lucha Libre en México, el cual guarda en cada uno de sus rincones, más de 6 mil 800 piezas de colección, todas originales e impecablemente bien conservadas.

Máscaras de niño, de esponja, las originales utilizadas en algunas batallas por luchadores como Mil Máscaras o Rey Mysterio, además de revistas, carteles, posters, muñecos conmemorativos, sillas de arenas importantes, llaveros, fotografías, tazas y un sinfín de cosas más, son parte de esta colección que a partir de ahora están expuestas para el gusto y deleite de la gente.

La idea nació de Mauricio Limón Pino, propietario de la colección y aficionado a lucha libre desde que tenía ocho años, edad en la que comenzó a guardar y coleccionar cosas que iba obteniendo en funciones, en exposiciones y en lugares especializados en el tema.

Siendo el deporte número dos en México, no podía creer que no hubiera un Museo dedicado específicamente a este deporte y entonces quiso que todo el mundo lo conociera y supiera las raíces de la lucha libre a través de las piezas que el conservaba en su casa.

Situación que ahora le representa un gran orgullo y una satisfacción porque nunca se imaginó que en algún momento podría llegar este día, además porque, dijo, si hubiera más espacio todavía podría meterle muchas cosas más que aún tiene y conserva en su casa.

Lo más complicado de toda esta labor, expresó, fue hacer la museografía, pero ello se realizó gracias el museógrafo Alejandro Loyo, que fue quien llevó a cabo la primera parte de ese trabajo y después el propietario terminó todo lo demás que hacía falta por colocar.

Agregó que la intención de este museo es difundir las raíces de la lucha libre tanto en Tijuana como en México, además de fomentar entre los jóvenes la pasión por este deporte y, a través del coleccionismo, fomentar también sus habilidades y conocimiento con fines didácticos, ya que se tiene pensado llevar a cabo talleres, conferencias, charlas y exposiciones sobre la lucha y demás.

Damián 666, quien lleva más de 35 años como luchador profesional y que estuvo como invitado en la inauguración, consideró todo un honor el hecho de que en vida se le rinda un homenaje con este espacio, ya que ahí están plasmadas sus manos, su cuerpo con su ropa característica, algunas máscaras y demás artículos representativos de su vida luchística.

Además, expresó, que es muy importante porque como dicen: “ya de muerto para qué”, porque es mucho mejor que ellos lo gocen, que lo vean y que mejor que lo tengan presente sus hijos y sus nietos.

Por ello se dijo estar muy contento por este Museo, el cual se hizo con la intención de rendirle un homenaje a la lucha libre, pero en especial a todos los luchadores tijuanenses, puesto que la ciudad se ha destacado bastante no solamente a nivel estatal y nacional, sino a nivel internacional.

Este Museo se encuentra ubicado en la Calle Séptima, casi esquina con la avenida Revolución, en la Zona Centro de la ciudad, y consta de tres niveles: en el primer piso tienen la parte del estacionamiento, el cual también se tiene pensado para realizar funciones de lucha libre o ferias para coleccionistas.

Además que hay una parte que alberga también lo que es el Museo de Coleccionistas de Tijuana, en el que hay piezas como cómics, carteles, figuras decorativas, objetos históricos y demás, principalmente de superhéroes y personajes como Kalimán, El Chavo del Ocho y demás.

En el segundo piso es donde se albergan todas las piezas de la lucha libre, donde además hay un ring para tomarse la foto y la recreación de un camerino donde los luchadores suelen prepararse antes de salir a dar una función, además de una zona interactiva y la parte dedicada a los luchadores de la región.

En el tercer piso se encuentra la sala de usos múltiples, la cual servirá también como galería para exposiciones diversas y eventos de índole afín al concepto del espacio, el cual estará abierto de viernes a domingo, para quien guste visitarlo.