Por David Meneses Gómez

NOTICIA DE ÚLTIMO MOMENTO

El día –de ayer- 6 de septiembre de 1951, William Seward Burroughs, un norteamericano de San Luis Misuri nacido el 5 de febrero de 1914 y posiblemente fallecido el 2 de agosto de 1997, fue encontrado culpable de asesinar a su esposa Joan Vollmer  en el departamento 10 del edificio ubicado en Monterrey 122, en la Colonia Roma de la Ciudad de México.

Al parecer el hombre estuvo influenciado por la Generación Beat, un movimiento literario formado por un grupo de amigos que desde mediados de los años cuarenta, habían trabajado juntos escribiendo poesía y prosa, y que compartían una idea de cultura y aficiones o fuentes de inspiración similares, tales como el jazz, por lo cual las autoridades capitalinas no descartan una influencia de otros escritores como Jack Kerouac, Neal Cassady, Herbert Huncke, John Clellon Holmes, y Allen Ginsberg.

Los hechos ocurrieron cuando William se encontraba bajo los efectos de un droga aparentemente alucinógena y el alcohol, la pareja imitaría uno de los pasajes míticos de Guillermo Tell, cuando de un disparo fortuito William acabó con la vida de esposa, por lo cual fue llevado a Lecumberri, pero fue liberado después gracias al trabajo del abogado Bernabé Jurado, quien le recomendó que dijera que el arma se había disparado accidentalmente, por lo que el también desconocido escritor se fue de México y huyó hasta Tánger, Marruecos.

En exclusiva para la revista Clarimonda, el novelista declaro:

—Quizás todo tipo de placer es solamente un sustituto.

Acerca de por qué cometió el crimen dijo:

—Nada es verdad. Todo está permitido.

Le preguntamos qué pensaba de cómo lo vería la gente después de este hecho:

—Después de echar un vistazo a este planeta, un visitante de otro mundo diría: “Quiero ver al mánager”.

Y su opinión final del desafortunado hecho:

—Un paranoide es alguien que sabe lo que está ocurriendo.

Sus siguientes declaraciones las podemos encontrar en el acta del Ministerio Público o bien en sus libros:

—En los Estados Unidos tienes que ser un pervertido o te mueres de aburrimiento.

—Tu mente responderá más preguntas si aprendes a relajarte y esperar por la respuesta.

—El lenguaje es un virus proveniente de otro planeta.

Reportó David Meneses Gómez