Por Sheyla Urdaneta / FNPI

La totalidad del periodismo informativo se abarca con tres géneros periodísticos: la nota seca, la crónica y el reportaje. Esta es la máxima de Miguel Ángel Bastenier, quien fuera maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI).

En un encuentro que tuvo con periodistas en Cartagena, Colombia, durante el Taller “Cómo se escribe un periódico impreso y digital” en el 2014, Bastenier habló de la nota seca, la cual consiste en narrar los hechos sin interpretación: “La nota seca son los hechos, solo eso”. Agregó que la nota seca no se firma.

El segundo género periodístico es la crónica, que es el paso intermedio entre la nota seca y el reportaje. En la crónica, el periodista debe contextualizar los hechos. “La crónica es la prosa de la prensa escrita”. Explicar, observar, contar.  En la crónica se interpreta, pero no se opina. De este género se deducen dos sub géneros que son: el perfil y el análisis.

Miguel Ángel Bastenier en 2014. GORKA LEJARCEGI / EPV

El tercer género es el reportaje. Hay tres clases: El de escenario, el virtual y la entrevista. El primero “tiene banda sonora”. Es un reportaje que se oye, que se vive y que se ve. El segundo es el que no tiene escenario. Para el virtual, el periodista debe reconstruir, investigar, hacer una reconstrucción de los hechos y corroborarlos. La entrevista es la tercera clasificación de reportaje. Este es el reportaje a una persona. Bastenier explicó que a su vez, hay tres tipos de entrevista: La temática, la de preguntas y respuestas y la romanceada.

Para Bastenier, todo en el periodismo empieza por escribir bien y al final, es el periodista el que decide la jerarquización de cómo publica los hechos. La búsqueda de testimonios no termina con la declaración del testigo, hay que corroborar que lo que le cuentan al periodista es verdad o no.

A manera de conclusión: la nota seca es lo indirecto por definición, la crónica flota entre lo directo y lo indirecto. El reportaje es lo directo.


*Publicación original AQUÍ.