Por David Meneses Gómez

En esta ocasión, MANUAL (DE CABALLEROS) PARA GANDAYAS trae la entrevista definitiva con el más grande, con el Archiduque de la Seducción, la aceituna del Gin Tonic. Para todos aquellos que pasaron un 14 de febrero con el #ForeverAlone y que desean dejar ser una estadista más de rechazados en Tinder, y si “Se me acabo la fuerza, de mi mano izquierda”, porque el amor está en la red. Hoy en un servicio a la comunidad de la mano peluda, tenemos el gusto de platicar con el Modisto de señoras.

Estoy con uno de mis grandes cuates, ambos somos parranderos, fumadores y conquistadores… bueno, él sí, yo no. Por eso vine a pedirle un consejo para que mi pretendida me diga que sí. El galán de México, Mauricio Garcés, y yo “El galón tapatío”, estamos en una charla sobre el arte de la seducción, mientras Sócrates nos hace traer unos jaibols…

¡¡¡Arrooooooz!!!

—Mauricio, hace poco mi ex me corto ¿qué le digo si la vuelvo a ver?

“Debe ser terrible tenerme y después perderme.”

—Oye y como para romper el hielo, que me haga caso, ¿con que frase matona?

“Claro que quiero ser el hombre de tus sueños… pero para eso, ya duérmete mamacita.”

—Es que a veces ya no se ni que decirle a una mujer, con eso de la violencia verbal.

“Los hombres no mentimos, sólo buscamos alternativas para darles gusto a sus exigencias.”

—¿Cómo hacerlas caer a mis pies con el uso de la lengua… y también de las palabras?

“¡Las traigo muertas!”, “¡Te voy a hacer pedazos!”, “No importa el tiempo, tarde o temprano, todas caen…”

—Mauricio, ¿ya viste a la enfermera de allá, cómo me la ligo?

“Las mujeres son como la gripe mal cuidada, nos pueden hacer llorar y en el peor de los casos hasta matar.”

—¿Y si se pone difícil y no me hace caso?

“Sólo dame la oportunidad de demostrarte que hoy seré todo tuyo, mañana no te lo aseguro.”

—Es que a veces de plano las mujeres son muy especiales, ¿tú que les dices?

“¿Que eres una muchacha decente? No te preocupes. Yo ese defecto te lo corrijo rápidamente.”

—¿Y si viene una gringa?

“No importa de qué parte del mundo vengas, te voy hacer pedazos.”

—Ya sé, la voy a invitar un café, ¿cómo le digo?

“Los hombres somos como el café, tómame calientito y no te dejaré dormir toda la noche.”

—¿Y si resulta casada?

“Soy tu presente, soy tu futuro, pero no te preocupes, en un momento tu marido quedara en el pasado.”

—Has de ser muy carita…

“Mi misión en esta vida es tener a las mujeres contentas, si todavía no llego contigo, es porque no me ha dado tiempo, pero no desesperes hay muchas en la fila.”

—Me caí que con tus consejos, todas caerán…

“No luches en terrenos donde sólo hay un conquistador, detesto ver llorar a un hombre cuando saben que yo fui el mejor.”

—Jajaja, ya en serio, ¿qué opinas de las mujeres?

“Una mujer hermosa de espíritu, nos hace abrir los ojos a la vida, aunque estemos ciegos de nacimiento.”

Mauricio (Férez Yázbek) Garcés nació el 16 de diciembre de 1926 en Tampico, Tamaulipas, y murió el 27 de febrero de 1989 a consecuencia de un enfisema, pero el recuerdo del Casanova mexicano, el Gran conquistador de México, nunca se esfumara. De nada.