Por Mónica Lorena

Hablando con la gente de la oficina y basada en la experiencia de la gente de internet me di cuenta de lo molesto que resulta para algunas personas –que bien pueden ser mayoría- pasar media hora, una completa e incluso dos horas en el transporte público. Cuando iba a la universidad un día normal se componía de una hora en camión más siete horas y media de clases de lingüística y literatura, treinta minutos de trayecto al trabajo, seis horas (que parecían mil) despachando en una nevería en un centro comercial y una hora más de autobús a casa. Con el tiempo que quedaba tenía que comer, dormir, bañarme y hacer tarea que, durante la carrera, consistía casi completamente en leer: novelas, artículos, ensayos y quizá alguna otra cosa.

Por no querer sentir el desperdicio de vida que era vivir los tiempos muertos en pausa, hoy soy una experta de las siestas y lecturas (incluso anotadas) en el camión (sentada o parada) la lectura en la fila del banco, mientras espero a la amiga con la que me quedé de ver y, a veces, si estoy muy picada, mientras camino. El tiempo “muerto” hace años que no es tal y los trayectos de una hora en el autobús se convirtieron en momentos en los que puedo leer durante más tiempo continuo.

Hace poco una amiga me recomendó una aplicación gratuita para alquilar libros electrónicos por parte de la Dirección General de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura. Ese mismo día la descargué y me di una vuelta para aprender a usarla. He estado picándole a la aplicación y revisando el catálogo, y tengo algunas cosas que decir:

  • El catálogo es muy variado, hay cuento, novela, ensayo, poesía; clásicos, contemporáneos; autores mexicanos, españoles, japoneses; un poco de todo y para todos.
  • Es necesario registrarse para acceder al préstamo de libros, pero no es un proceso tan largo.
  • El usuario necesita acceso a una computadora, celular u otro dispositivo para leer los libros que sea compatible o cuente con la aplicación de Adobe Digital Editions o a través de la aplicación Digitalee, gratuita, para IOS y Android.
  • Puedes tener en préstamo hasta dos libros por un periodo de 21 días.
  • Si el libro que quieres lo tiene alguien más, puedes reservarlo; cuando lo devuelven te llega un correo electrónico avisando que ya está disponible.

Para mi gusto está muy bien, hoy tengo en préstamo Desde la sombra de Juan José Millás y he reservado Guía de la Tierra y el espacio de Isaac Asimov.

Ante las formas en que se configura la vida en la actualidad no siempre ni en todo momento podemos hacer algo: no todos tenemos la oportunidad de vivir cerca de nuestro trabajo, de que el camión pase a tiempo o de que llegue rápidamente a nuestros destinos. También son formas de apropiación del espacio público decidir qué hacer en él cuando la opción predeterminada parece ser ponernos en modo autómata durante media, una o dos horas. Acá propongo leer, pero una vez vi junto a un muchacho un concierto que descargó de internet y he visto a muchos aprovechar para pasar tiempo con algún videojuego, todo vale. El techo del camión y el cuerpo de al lado son el límite.