Por David Meneses Gómez

“La política es el arte de buscar problemas,

encontrarlos, hacer un diagnóstico falso

y aplicar después los remedios equivocados.”

Groucho Marx.

Las campañas siguen su curso y nuestros Candys(datos) siguen con sus peculiar forma de no hacer nada y seguir haciéndolo mal. El dulce placer de no hacer nada. Los que pelean por la grande están cansados después del debate, el post debate y pues el debacle electoral, sin embargo, su equipo de campaña sigue cobrando y están decididos a celebrar el Día de Trabajo mientras cantan cual enanos de Blanca la de las nieves la siguiente canción:

¡Lunes!

Principio de semana

Principio de campaña

No voy a trabajar!

No vo´a tabajá!

No vo´a tabajá!

No vo´a tabajá!

 

¡Martes!

Ni te cases ni declares

Pa´ que voy a arriesgarme

¡No voy a trabajar!

Dicen por ahí que el trabajo es tan malo que hasta te pagan por hacerlo, así que en una parte a la economía nacional, los Candys abren plazas laborales para estos tiempos, requirieren hombres y mujeres, votantes y votantas, no importan experiencia (ellos tampoco la tienen) y absoluta discreción, veamos las ofertas laborales:

*Importante empresa de lavandería de dinero, con más de 70 años de experiencia requiere Botarga para animar los eventos de su candidato presidencial, que sepa ser el blanco de sus bromas, aplaudidor, dispuesto a trabajar bajo presión de las encuestas, sueldo en base a moches.

*Empresa del ramo alimentario panadero solicita Todoterreno que sepa tapar hoyos y fugas de su gerente, con capacidad para borrar cuentas públicas, buen uso de la tijera (no lesbianas) para recortar notas negativas, sin capacidad ética, se requiere posible cambio de domicilio a Atlanta.

*Demoedecarnes Morenaza requiere damas pujantes para asistir a personas de la tercera campaña electoral, que cuide y sepa como cuidar la lengua de su jefe, dispuestas a tríos y alianzas, experiencia en venta de equipo aéreo, con capacidad en seguridad privada y lucha cuerpo a cuerpo contra la mafia del poder.

*Empresas de animación y fraudes requieren ciudadanos con ganas de obtener hueso después de las elecciones, dispuestos a trabajar por un lonche y calcomanías, con posibilidad de viajar en Cruceros (de las calles) y pegar publicidad, con aptitudes de convencer gente y aguantar pedradas y jitomatazos, con ganas de pelear en favor de gente que ni siquiera las tomara en cuenta, con sueños y esperanzas de un país mejor, la firma del contrato se hace vía el voto.