Por David Meneses Gómez

Este día estará iniciando el Mundial de Futbol de Rusia 2018, el evento deportivo que une al mundo desde 1930, que genera frustración, que divide familias, que multiplica las incapacidades,   y pasión para todos, porque no solo se trata de un torneo de futbol: es el evento deportivo que se celebra cada cuatro años, solo superado por otro evento de igual intrascendencia.

En México, a la par se viven las #Elecciones2018 y como ya sabemos, todo es una cortina de humo para desviar la atención del posible fraude, porque al máximo órgano del futbol, la FIFA, no le gusta la competencia en el tema de corrupción y no permitirá que México le gane en las urnas lo que ellos han ganado en la cancha, ya que si hablamos de corrupción –y para eso somos buenos-, este organismo nos gana por goleada. Sí, la FIFA elige a la par de la organización de los mundiales, como joder a los mexicanos y su sistema democrático. Se sabe que incluso Carlos Salinas de Gortari escoge a los árbitros y que desde algún lugar Luisito Rey amaña los partidos, por eso el futbol es el opio del pueblo, para un país que grita más por sus futbolistas que por sus derechos.

Y es que el futbol, según nuestros intelectuales, es un juego que nada ayuda, y seguro vamos a terminar peor que Venezuela, todo por culpa del futbol, deberíamos ser como los países desarrollados y de alta cultura que no ven ni juegan con el balón, como Alemania, máximo entre los campeones mundiales…  Así que hagamos la tarea y adoptemos a un pseudointelectual y enseñémosles a disfrutar de este juego.

Incluso los candidatos tiene su corazoncito pambolero y están listos para irse al Ángel de la Incredulicencia a festejar el penal de la noche triste o decir que ellos siempre apoyaron a la selección y que la eliminación fue culpa de la mafia del poder, así que veamos que posición juega cada candidato.

El Bronco mostró cualidades bajo los tres palos, sabe hacer buenas fintas (sobre todo para las firmas) ya que sabe cortar los avances y las manos, aunque bien podría estar de cazagoles y nadie notaria su presencia, ya que es de un estado con equipos chicos, quizás este no era su mundial y llego en fuera de lugar la cancha electoral.

Por su parte Meade, el “Fantasmita”, le tocó jugar con puro llanero y aprendió sus mañas, ha estado en el equipo del Halcón Peña Nieto, pero en esta elección de plano nunca halló la suya, se va a ensuciar la camiseta él solito para que digan que jugó, pero está condenado al descenso y estar en la tercera división.

El niño popis del barrio, Anaya, pues con todo y su técnica depurada, no ha podido hacer la gran jugada, la del gol, aunque está muy cerca del Penal (de máxima seguridad) sigue lanzado tiritititos que se van fuera del arco electoral, aunque también dentro de su escuadra le juegan chueco y le han metido la pierna duro y hasta elimino a la Margara.

Todos están esperando que El Peje la cruzazulee, que estando con el marco abierto vuele su disparo y que le reclame “Arbitron, Arbitrin, Rayerin”, que se tire en pleno terreno electoral y finja faltas electorales en su afán de ganar su tercer mundial presidencial.

No hay que olvidar que las #Elecciones2018 son una cortina de humo para distraernos del Mundial de Rusia 2018, que el verdadero duelo será entre Martinolli –García VS El Perro Bermúdez y que cuando se pite el inicio del Mundial será el fin de las #Elecciones2018.