Apasionada, enérgica, auténtica y talentosa. Así podríamos comenzar a describir a Mayté Carballo, mejor conocida como Flor Amargo, compositora del Estado México que integra géneros como el jazz, el pop y la música clásica para crear una experiencia musical explosiva que ella nombra como “Katartic-Pop”.

Por Iván Gutiérrez y Victoria Zepeda / Clarimonda / *A los 4 Vientos

Fotos: Victoria ZepedaIMG_7537

El pasado 5 de Julio Ensenada recibió a la cantante Flor Amargo, quien brindó un explosivo concierto lleno de canciones clásicas y propias que sembraron alegría, calidez, melancolía y goce en quien la pudo escuchar.

De melena china, piel morena y sonrisa que contagia vida, Flor Amargo es una de esas artistas virtuosas y enérgicas que tanto escasean en el mundo contemporáneo. Con un estilo que transmite sueños y sonrisas y canciones que abren el pecho para sacar despechos, lágrimas y nostalgias, la música de Flor Amargo se vale de recursos poéticos y la potencia de su voz para generar sonidos que siembran alegría, calidez, melancolía y goce en quien la escucha.

En 4Vientos nos dimos a la tarea de entrevista a la cantante previo a su presentación en Ensenada, con el objetivo de conocer más sobre una artista cuyo proyecto inspira a miles de músicos independientes alrededor de todo México y el mundo.

IMG_7704

—¿Cómo te sientes por acá, es la primera vez que vienes a Ensenada?

Es la primera vez que vengo, y la verdad tiene un ambiente muy profundo, muy místico.

—Vimos que el día de ayer estuviste en las calles de Tijuana compartiendo tu música; en un video también sales tocando en el legendario restaurant Caesars, ¿cómo viste la reacción de los bajacalifornianos?

Últimamente la gente me ha apoyado más y como que ha conectado más con el personaje de Flor Amargo; me sentí muy bien porque el trío era muy bonito. Mi interés es rescatar a todos los tríos, poder hacer con ellos un concierto, giras, que abran los conciertos. La intención de Flor Amargo es abrir una nueva brecha para talentos independientes.

IMG_7787

—En todos tus videos y presentaciones siempre muestras una actitud muy eufórica y de fiesta, ¿cómo le haces para mantener de forma constante esa actitud?

Desde chiquita siempre tuve muchísima energía, sin embargo, tuve un problema de autismo, no podía yo expresar mis emociones, me la pasaba callada y me podía quedar en un lugar quieta, sin hablar y sin moverme. Fue a través de muchos golpes de la vida que empecé a reaccionar.

Ahora estoy muy contenta porque canalizo mi energía meditando, me encanta meditar, leo libros de Osho, de Buda, del taoísmo, de Jesús, de todas las religiones, y así he formado un concepto de que a veces hay que contagiar la felicidad, entonces esta energía viene del amor que yo le tengo a la música.

—Hablemos de tu música, ¿cuál es el proceso que atraviesas para componer tus canciones? ¿Tienes algún lugar en especial donde te guste escribirlas/componerlas? ¿Qué te inspira?

Para componer canciones… para mí es necesario contactar con mi ser interno, con mi alma, y lo que hago es irme… alejarme. A veces me voy a un cuarto, a una esquina, y me voy contra la pared para poder sentir el silencio, y realmente me encanta la soledad, ¡incluso la calle donde vivo es Esquina Soledad!

La soledad ha sido para mí una maestra, ha sido lo mejor que me pudo haber pasado, ha sido vivir y estar sola. Casi no tengo amigos, mi familia está lejos de mí, y el hecho de aprender a estar sola me ha llevado a componer otro tipo de música. Para mí, más que un lugar donde componer, ese espacio es mi ser interior, irme adentro de mí.

IMG_7726—En tu música sobresalen géneros como el swing, el jazz, la balada mexicana y hasta la música clásica, ¿cómo le haces para mantener un estilo tan ecléctico y no casarte con un solo género?

El género musical de mi música me gusta definirlo como katartic-pop, porque pienso que todo está en las bases de la raíz de la música, porque hasta el reggaetón tiene las cuartas y las quintas y las terceras, y la música modal y la música de Bach —que Bach es el padre de la música (empieza a tararear una canción) —.

Entonces para mí el Katartic Pop es mezclar todos los géneros, partiendo del barroco, del romanticismo, el clásico, y yo creo que si tú mezclas una buena armonía acompañada de un sentimiento sincero, melódico y rítmico, logras obtener, sin importar el género, una trascendencia de persona a persona, de alma a alma.

Para componer canciones… para mí es necesario contactar con mi ser interno, con mi alma, y lo que hago es irme… alejarme.

 

—¿Crees que eso tiene que ver algo con el amor, con vivir la vida…?

Yo solamente creo que existen dos fuerzas, el amor y el miedo. Yo todos los días tengo un miedo diferente, tengo por ejemplo tengo una hipocondría muy marcada. Yo desde niña, como me dejaban encargada, me metían muchas ideas de que las manos, que los gérmenes… entonces realmente hoy lucho con ese miedo, y te puedo decir que la música me ha servido para superar la hipocondría, para superar mi depresión.

Soy muy depresiva, a pesar de que la gente piensa que ¡guau! Realmente yo lucho mucho contra mi negatividad, y la única manera en que yo he encontrado para salir de mi negatividad es a través de la risa, y me gusta reírme de mí, y me gusta ser cómica, creo que lo más bonito en la vida, para mí, es reírme. Entonces me voy a echar una risita (suelta una risa coqueta).

IMG_7766

—Platícanos un poco de tus discos, ¿cómo ha sido tu camino en cuanto a la producción independiente de tu música?

Cuando era yo una adolescente de 18-19 años hice mi primer disco y me fui a Italia, y yo sentí que iba a ser rockstar. Después no sucedió nada, me firmaron, me dieron mi carta de retiro y después hice un segundo disco de duetos, con el que conocí a Mon Laferte. Después hice un tercer disco que se llamó “Todos Somos Flor Amargo”, en el que metí a todos mis fans a hacer coros, y ahora, en este momento, siento que estoy en el punto más maduro de mi parte artística.

Esta vez voy a comenzar por mi esencia, que es la música clásica. Voy a hacer un disco de música que voy a presentar en el lunario, va a ser una música clásica Katartic Pop, va a ser música instrumental llevada a lo clásico con un toque moderno y divertido, y cómico. ¡La música clásica es muy cómica! Después haré un disco para niños y voy a finalizar uno con todas las mezclas.

—En el video “Urge” dices que darías la vida por tus fans, ¿qué tan cierto es eso?

Mira, yo no tuve familia, mi padre se fue cuando yo era una niña, yo crecí muy sola, hasta que llegó mi hermana menor, y no tengo primos cercanos. Yo no tenía amigos, porque no me dejaban salir, vivía con un amiguito que de pronto iba a mi casa; muy sola, verdaderamente muy sola, mi única compañía era un tecladito que tenía.

Cuando llego a la escuela yo pensaba que todos me odiaban, porque me decían que yo era una loca, y que era una machorra y un niño pero que nací niña por error; fui realmente muy bulleada, y no tuve casi amigos. Cuando empiezo a hacer música me rechazaban en todas partes, me dieron mi carta de retiro y me dijeron “nunca vas a vender esto en ningún lado”.

Yo creo que si tú mezclas una buena armonía acompañada de un sentimiento sincero, melódico y rítmico, logras obtener, sin importar el género, una trascendencia de persona a persona, de alma a alma.

Yo me acuerdo que vivía en una soledad inmensa y me había decepcionado de todo, entonces me dediqué a estudiar psicología en Ciudad Universitaria (CU). Hubo una vez en que me iba a estrellar en circuito interior, pero algo me dijo “detente”, el carro se orilló y pude llegar a la tocada que tenía, y ahí tuve un milagro, una revelación, fue la primera como epifanía que tuve en la música.

En aquel entonces caminaba 3 kilómetros diarios con mi teclado y mi mochila, yo me acuerdo que cuando veía mis hombros tenía marcado rojo horrible de haber cargado mis instrumentos todo el día, pero era feliz. Me llegaba un olor a coladera cuando tocaba para gente en situación de calle, pero yo estaba dando mi gran concierto para los homeless y toda la gente de las calles, y lo disfrutaba.IMG_7504

IMG_7642
Ahora, después de tanto tiempo, valoro todas esas experiencias desde el fondo de mi alma. El día de hoy, cuando fui a Los Ángeles, que estaba lleno el lugar, en un país que visito por primera vez, la gente coreaba tanto las canciones que ni se oía mi voz. Dije, “¿Cómo… no voy a amar… a mis fans? ¡Si gracias a ellos estoy viva!”. Hoy puedo decirles quién soy a través de la música, ¡yo todo, todo se lo voy a deber a mis fans! Para mí mis fans están antes que cualquier cosa.

Hay veces que se me reúnen después de los conciertos y quieren firmas de autógrafos, sin embargo ya me he tenido que cuidar más, porque me han lastimado porque es mucha la emoción; yo los entiendo porque yo también me emociono, pero a veces con las copas y como ando en bares y todo, tengo que cuidarme un poco más.

Sin embargo, me voy a mi camerino y siempre trato de pasar y abrazar a la mayor cantidad de gente, porque yo les debo todo. Si alguno de mis fans lee esto, quiero decirles que de alguna manera estamos conectados, y que aunque no nos conozcamos de “Hola”, nos conocemos por la canción, y eso es más trascendente y nos vamos a encontrar en algún punto. Ustedes son mi familia, son la familia que siempre busqué, yo le agradezco a Dios que me colmó de ustedes.

—¿Qué significa para ti, en pocas palabras, el amor, la vida y el tiempo?

El amor es esa esencia mágica, esa fuerza que te hace lograr lo imposible; el tiempo se me hace algo inexistente, relativo, el tiempo nada más nos está diciendo “te queda tanto”, si bien también nos ayuda a lograr sueños; y la vida, para mí, son todos esos pensamientos, anhelos, amores… todas esas emociones puestas en una realidad para crear algo, que para mí es la música, nada más que música, ¡todo está perfectamente ordenada, todo está perfectamente alineado, y uno lo único que tiene que hacer es hacer el arte de la confianza, confiar y crear!

IMG_7617

—¿Piensas en alguien cuando interpretas baladas clásicas como “Sabor a mí”? ¿O de dónde sacas tanta pasión en tus interpretaciones vocales?

Yo creo mucho en las vidas pasadas. Yo siento que soy un alma muy vieja, que he vivido muchas vidas, cada vez que alguien ve mis manos no puede creer que tenga tantas líneas. Yo creo que mi pasión al cantar proviene de muchas heridas o dolores de vidas pasadas, que al tratar de poner con mi voz, es como si saliera un llanto y a la vez una pasión sin que yo misma supiera de dónde.

Mi padre es poeta, vengo de una familia que viene de una pobreza extrema. Mi madre creció en Acapulco (ella es de Guerrero), y me cuenta que no tenía zapatos, jugaban en las calles y estaban descalzos y movían la panza y les daban 50 centavos, y a veces no había para comer y ellos mismos se preparaban sus platillos, y me cuentan que se iban con los gringos y ya sabes. Yo creo que toda esa parte de mis vidas pasadas, de mi abuela, de mi madre, a través de mi voz cobrna vida, todas esas historias, esos dramas, esas alegrías. Yo no vengo a cantar, yo vengo a dar el almala que canta es mi alma, mis entrañas, no mi voz, yo creo que de ahí viene.

—¿Cuál ha sido el reto más grande al que te has enfrentado haciendo música de forma independiente?

El mayor reto para mí, como músico independiente, he sido yo misma. Yo pensaba que sólo con una disquera o con un manager iba a poder, y yo tenía miedo de seguir mi sueño, y creo que uno de los mayores retos a los que me enfrenté fue la calle, porque yo me acuerdo que cuando comencé decía “híjole me van a decir que estoy loca”. Y realmente viví todo: viví que me aventaran monedas y me dijeran “toma para que comas”, y que me dijeran muchas cosas, y la verdad es que el día de hoy cuando me subo a ese escenario llevo un background muy enriquecido. He cantado para niños, para señoras de la tercera edad, para asilos, para niños con síndrome de Williams, durante 15 años he sido maestra de música. Creo que al subir a ese escenario, he vencido todos esos retos.

Yo creo que mi pasión al cantar proviene de muchas heridas o dolores de vidas pasadas, que al tratar de poner con mi voz, es como si saliera un llanto y a la vez una pasión sin que yo misma supiera de dónde

Y yo les digo a todos los artistas que el mejor camino para ser independiente es: 1. confiar en tu intuición, 2. No esperar que alguien resuelva tus problemas por ti, no esperes que alguien te abra un camino que tú mismo no sabes cómo abrirte, y 3. El mejor consejo que yo les puedo dar es “conózcanse”, sepan quiénes son, por qué están ahí, qué es lo que quieren, ¿quieren fama? ¿Quieren reconocimiento? ¿Cuáles son sus heridas? ¿Qué es lo que quieres expresar? El arte es alma, ¿qué hay en tu alma? ¿Quién eres? ¿Qué mensaje quieres transmitir? Eso es lo que yo recomiendo: responder esas preguntas antes de empezar, para que así surja el camino.
IMG_7480

IMG_7466

—¿Cuál es la anécdota más bella que te ha pasado?

Yo creo que una de las más bellas fue… una vez en el metro, estaba yo cantando con mi teclado, era ya tarde e iba con un compañero que realmente tiene un pasado muy complicado, es de las historias más difíciles de vida. Hicimos una oración, y al salir a ese metro empezó a llegar gente, y cuando estábamos cantando tiempo, la gente se tomó de los brazos: señores, señoras, viejitos, viejitas, niños, y empezaron a tomarse de la mano y les dije “ahora vamos a cantar”, y abrimos un círculo y parecía como si… como si del metro hubiera… surgido una fuerza, y estaba llorando la gente mientras se tomaba de las manos, y cantábamos “la vida está hecha de momentos…”, ¡y estábamos en el paraíso, ya no había cantante, ya éramos la música, ya no había Flor Amargo, ya no había estación Azteca, nada, éramos uno solo! Nunca voy a olvidar ese momento, ese fue quizá uno de los momentos más bellos de mi carrera.

IMG_7737

IMG_7495