Por Miguel Romero

Bienvenido a CBGB, una columna sobre el negocio de la música y la música en sí misma. En este espacio discutiré sobre las tendencias y sucesos más relevantes en torno a la producción y distribución de arte sonoro, con algunas licencias para elucubrar sobre tracks actuales o anteriores en parte para ilustrar mis ejemplos y en parte porque me gusta hablar de canciones.

Una lección de historia

¿Por qué ponerle un nombre tan complicado a una columna de música? Sí, en tiempos de SEO parece una locura poner un nombre que haya que deletrear, sin embargo, si no te es ajena la historia de la música sabrás que hago referencia a un emblemático club de la escena under en Nueva York hasta su cierre en el 2006; en él tocaron bandas como Talking Heads, The Ramones y Blondie, por cierto, las siglas significan Country Bluegras and Blues. Si quieres saber más sobre el club, visita su página de Wikipedia.

¡¿Cuándo vas a hablar de plagios?!

Ahora mismo

La idea de plagio es tan viejo como la idea de propiedad, plagiar en estricta teoría significa robar y sacar provecho de dicho robo, el concepto se acuñó principalmente en Roma cuando robaban esclavos o ganado para posteriormente revenderlos (listillos desde antes de Cristo). En materia de propiedad intelectual se trata de copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias[1] y aplica para todo aquello que sea sujeto de derecho de autor (música, cine, literatura, etc.), ahora, ¿Está bien plagiar música? Yo te diría que si eres creador en este negocio y desde cierta perspectiva, ya lo hiciste y deberías seguir haciéndolo y aunque no lo creas, es posible explicarlo con memes.

¿Qué tienen que ver los memes y el plagio? En esencia: todo, creamos contenido, lo compartimos públicamente y éste tiene la posibilidad no solo de ser viral, sino de ser meme, una unidad cultural transmisible (porque se puede compartir) y codificada (porque se vuelve fácil de identificar)[2], al ser compartida por y para todo el mundo es susceptible de ser transformada, adaptada, modificada y apropiada y no podemos hacer nada para evitarlo, la cultura no le pertenece a nadie y al mismo tiempo nos pertenece a todos.

¡¿Cuándo vas a explicar por qué está bien plagiar música?!

Ahora mismo

En el mundo se suben más menos un millón de canciones cada seis semanas, entre veinte y veinticuatro mil canciones diarias, es como la fiebre del oro para la creación musical, poner obras a disponibilidad de una audiencia internacional es más fácil que nunca y depende enteramente del artista. Fenómenos como la globalización permiten que personas de todo el mundo compartan elementos culturales a pesar de nunca haber estado juntos en el mismo lugar, solo se necesita que hayan leído los mismos libros o visto las mismas películas o escuchado la misma música.

Youtube está lleno de videos de falsos profetas que se quejan de la falta de originalidad de  artistas tan grandes como Gustavo Cerati, en estos videos, el usuario se regodea presentando las obras “originales” en las que el artista seguramente se inspiró como esperando que con su video los fans dejen de seguir tan devotamente a su artista favorito. Para mi valdrá la pena cada acorde que Cerati le “robo” a The Police si eso me permite escuchar Cuando pase el temblor. Y casos así sobran, si no pregúntenle a José Madero que apenas está logrando desmarcarse del odio que le tiraron en su momento a PXNDX por “robarle” a My Chemical Romance.

Para mí, el límite está muy claro, consulten a los responsables de la protección de la propiedad intelectual de música en México (INDAUTOR, SACM) y les dirán lo mismo que yo: una canción está compuesta por letra y melodía y es así, porque son las únicas partes variables y novedosas que puede tener una canción, no, repito NO puedes registrar una progresión de acordes, la armonía es un sistema métrico, ¿Alguien es propietario del concepto centímetro? Entonces ¿Por qué alguien sería propietario del I-V-VI-IV? Y tampoco te engañes, cualquier recoveco de la armonía que estés haciendo con tus canciones ya lo hizo Pink Floyd, la ventaja es que aun así puedes crear algo novedoso e interesante con la armonía de Pink Floyd.

Y si bien los casos recientes más escandalosos como el de Blurred Lines (acusada de plagiar una pieza de Marvin Gaye) y el de Lana del Rey y Radiohead (por una gran similitud entre su tema Get Free y la enormemente célebre Creep, la cual en su momento perdió una demanda de plagio ante The Hollies [qué ironía]) hagan dudar a muchos sobre si vale la pena la apuesta por hacer algo que suene muy como (inserte nombre de la banda aquí) pero si empezamos a discriminar por la similitud de las tonadas, pronto estaremos callando las voces de millones de artistas por nuestra pereza de ver qué hay más debajo de una armonía de blues. Puristas de la música (que en su mayoría curiosamente no son creadores) grábense esto: Todos los grandes artistas empezaron copiándole a alguien.

Como dice Ari Herstand toda la música es derivativa, es imposible que un artista pueda crear desde fuera de su contexto social y cultural, difícilmente se detiene a analizar de dónde vienen las canciones, si un día lo hace, se dará cuenta de que todo lo que ha creado está inspirado en una progresión o arreglo de una canción actual o pasada y amigos míos, por mucho que a los artistas les gusten las demandas, eso NO es plagiar música.

No obstante, There’s always a catch diría John Constantine, si bien puedes robarte la progresión de acordes, parte de la melodía o la letra de una canción que ya existe o hasta samplear pasajes íntegros de una obra ya existente, es tu deber como artista ofrecer algo nuevo, tu obligación es desarrollar una creación que lleve adelante a la música, de otra manera solo estás haciendo un cover.

Demandar por plagio sólo debería proceder si y solo si estás promoviendo como tuya una canción compás por compás con la misma letra, melodía y armonía, si no es así sigue como vas y ¡Felices plagios!

Quieres verte más listo que yo, eres bienvenido a apalearme en twitter @soy_elmike

¿Quieres inspiración?, ¿Quieres ver cómo los ricos también plagian? O ¿Solo tienes morbo? escucha y colabora con mi playlist de “plagios” en Spotify: AQUÍ

 


[1] Diccionario de la Real Academia Española

[2] Dawkins, Richard, El Gen Egoísta, Salvat, 2014