Por Miguel Romero

En el capítulo anterior de CBGB conforme a los datos de 2017 sobre el consumo de música en México comencé a reflexionar sobre la aparente discrepancia entre lo inmenso que es el público contra lo limitada que es la escena. Se enumeraron los que –a mi parecer-  el (los) responsable(s) del estado actual del negocio de la música en el país y los clasifiqué en dos tipos: a nivel macro y a nivel micro. Para mayores referencias y si no tienen deseo de leer la primera parte de la columna un buen resumen sería:

¿Quién es responsable del (paupérrimo) estado del negocio musical en México?

A nivel macro

  • El gobierno (por la deficiente educación)
  • Los de siempre (por ser una industria que sólo sigue tendencias y apuesta a lo seguro)

Una vez puestos al corriente y todos en el mismo canal, procedo con los problemas a nivel micro y a mi parecer son también problemas más graves que tiene el music business en México, léase bajo su propio riesgo.

El problema con tu mamá

No, no es una de esas estúpidas bromas de yo mama que decías en la secundaria, me parece la mejor forma de englobar una idea muy particular sobre el oficio del músico; pareciera que hay un manual para padres y dentro de éste, hay un capítulo llamado “Frases para decirle a tu hijo cuando te diga que quiere dedicarse a las artes”, repasemos las frases más recurrentes y encierra en un círculo todas las que te hayan dicho:

  • Te vas a morir de hambre”
  • “Estos son caprichos de niño”
  • “¿De qué vas a vivir?”
  • “No te puedes comer una canción”
  • “Es un negocio muy duro, no la vas a armar”
  • “No tienes el talento”

Y mis favoritas

  • “¿Por qué mejor no te lo quedas de hobbie?”
  • “Primero estudia una carrera de verdad, ten una carrera y con ese dinero ya estudias música”

Foto: Televisa 

Espero que te hayas sentido identificado(a) u ofendido(a), el punto central de todas estas frases es un reflejo de lo que la sociedad cree respecto a dedicarse a las artes: nadie cree que esto es un trabajo de verdad, ni tus papás cuando quieres estudiarlo, ni las disqueras (porque si no pagarían mejor a los músicos de sesión) ni los promotores, ni los gerentes de los venues (de hecho, ellos creen que la “promoción es una forma de pago aceptada en todo el mundo como una MasterCard) y esto no es una cosa menor, cuando te invitan a la peda y con tu traje y corbata prefieres quedarte en la oficina a trabajar eres “comprometido”, “chambeador” y “ejemplar”, pero si no quieres irte de briago porque tienes clase o ensayo o alguna actividad relacionada a la música “estás perdiendo el tiempo”. Si lo que hacemos no puede considerarse una profesión seria pensar en una industria de la música nacional es pura ingenuidad.

En corto: Dedicarte a la música es el plan Z a la hora de elegir una profesión y así vamos creando generaciones de contadores y abogados que tienen una guitarra arrumbada en casa esperando el día que, después de pagar sus tarjetas de crédito, su préstamo hipotecario y su auto, puedan emprender su sueño de ser músicos y rocanrolear por todo el mundo.

ADVERTENCIA: Lo que estás a punto de leer no va a ser gentil, es probable que no te guste o que hasta te ofenda, pero para mí es y seguirá siendo el principal problema con el negocio en el país; si lo vas a leer, espero que sea con mente abierta y que tomes lo que mejor te parezca, sobre advertencia no hay engaño.

El problema contigo

Sí, el principal problema con el estado actual del negocio de la música en México eres tú como artista, y podrás poner la cantidad de excusas que haga falta para evadir la verdad y puede que tengas cierto grado de razón. En efecto, eres el resultado de la mala educación, de la falta de apoyo en la escena y de que nadie crea en ti, pero quien tiene que creer en ti en primera instancia eres tú; así que, si crees que eres la víctima, permíteme quitarte la venda de los ojos y decirte que el problema eres tú.

Foto: WB Pictures

El problema eres tú, que cuando no tuviste la instrucción necesaria en la escuela no saliste a buscarla, en el país hay músicos excelentes de los cuales puedes aprender un montón de cosas, y algunos a precios muy accesibles (otros no tanto) pero no, prefieres componer canciones con los tres acordes que aprendiste en el Guitarra Fácil o crees que te volverás un músico de calidad viendo los tutoriales de Steve Vai en YouTube. Escribes canciones mediocres pensando que eres un genio al que le salen las cosas a la primera y no vuelves a revisar tu letra o tu melodía, reciclas las mismas frases de todos los autores, no lees libros para ampliar tu léxico.

El problema eres tú, que crees que tu canción mediocre de tres acordes y letra de la primaria va a ser un hit al día siguiente de su lanzamiento, que una disquera grande vendrá a firmarte con el mismo trato que tiene con Maluma y que a partir de ahí tendrás un ingreso mensual de seis ceros que te permitirá una vida de aviones privados y bolsas Gucci. Primero que nada, déjame decirte que hay un millón de canciones mejores que la tuya, segundo, ningún artista, repito NINGÚN ARTISTA se volvió famoso de la noche a la mañana; corta con las narrativas Disney (Justin Bieber ya cantaba increíblemente bien cuando “descubrieron” su video en YouTube, los Beatles llevaban tocando seis años antes de She loves you) y tercero, a los sellos discográficos les vales madre, te pueden llevar a estrellato si ven alguna clase de beneficio en tu carrera, pero en estadística el 90% de los artistas firmados por majors terminan fracasando antes de su tercer año de carrera y no, contigo no va a ser diferente.

El problema eres tú, que cree que tocar una vez al mes es un buen número de shows, que espera que los promotores lo contacten, que llega tarde a los ensayos y que en general espera que sea otro quien se ensucie las manos por tu carrera, pero se frustra cuando las cosas no le salen como quieren. Eres tú, que cuando llegas a tener cierto nivel de reconocimiento o relevancia, no apoyas a otros artistas o peor aún, sólo apoyas a tus cuates (aunque apesten) ¿Cómo quieres una escena musical con tres artistas? ¿Cómo quieres una escena musical sin voces distintas a la tuya? ¿Cómo quieres ganar un millón de pesos de tu música si no le ayudas a alguien a ganar un millón de pesos con la suya?

Si no estás dispuesto a trabajar por tu arte, estudiar, practicar, aprender, si como todo el resto no te tomas la música en serio; si te creíste todas las frases de tu mamá y aun así mágicamente quieres llenar el foro sol entonces en realidad no querías ser músico, sino querías ser una celebridad. Si estoy en lo correcto por favor deja de fingir que haces música y ve a protagonizar un video porno casero o golpea a alguien en la calle y deja que los verdaderos artistas trabajen, si por el contrario quieres hacer música entonces ve a clases, lee, aprende, practica, llega temprano a los ensayos, ayuda a quien más puedas, colabora, en una frase: Sé profesional con tu oficio.


Reclámame que mi texto te ofende en twitter @soy_elmike