Durante su paso por Ensenada la banda colombiana Monsieur Periné ofreció un concierto de aproximadamente una hora y media con versiones extendidas de sus canciones. El show destacó por la actitud enérgica con la que lograron que los asistentes bailaran y corearan la mayoría de las canciones.

*Publicado por A los 4 Vientos

Redacción por Jazmin Reyes e Iván Gutiérrez

Fotos por Paulina Lazcano

Monsieur_13

Parece que Ensenada está despertando de su somnolencia musical, pues desde principios de año el puerto está siendo visitado por bandas y músicos chidos de la escena independiente nacional e internacional; algo que parecía lejano, hoy se está volviendo realidad.

Eran las 8:00 de la noche del 11 de octubre y algunos fans ya habían empezado a llegar al lugar, expectantes por el concierto que se avecinaba esa noche: ¡Monsieur Periné se presentaba por primera vez en Ensenada!

Siendo las 9:00 de la noche había una extensa fila de personas esperando su turno para entrar al bar. Adentro se realizaba el clásico soundcheck; tras unos minutos las pruebas terminaron y bajaron los músicos: era momento de abrir las puertas.

Mientras la gente iba entrando y se acomodaba en la estancia sonaban canciones de indie nacional, entre ellas “Ser Parte” de Siddhartha“Imanes” y “Mentía” de Odisseo —dos artistas que se presentaron en el mismo lugar hace unos meses—,  “Amiga” de Comisario Pantera, entre otras. Y así, en cuestión de minutos el lugar se llenó de jóvenes y adultos.

Dadas las 10:00 pm el ambiente era de fiesta y expectación. Algunos ya habían pedido sus bebidas, otros coreaban las canciones de la playlist. Como músico invitado para iniciar el concierto se contó con la participación del proyecto ensenadense Valise Blu, a cargo de Karla Bañales, quien con su ukulele y guitarra subió al escenario por ahí de las 10:20pm para tocar canciones de su disco “Pasajero”, entre ellas “Un sueño”, “Aire”, “Quiero saber”, “Pasajero” y “Viva”.

valise blu_5
Karla Bañales y su proyecto Valise Blu

Cerca de las 11:00 pm el público empezó a chiflar, ansiosos por escuchar a la banda estelar. Minutos después salieron los músicos de Monsieur Periné ocupando sus respectivos lugares; al final subió Catalina, la impactante vocalista de la banda, también conocida como “Madame Periné”. Se apagaron las luces y bajaron la música de fondo, el concierto estaba por comenzar, en breve se escucharon los aplausos y gritos de los fans.

Empezó a sonar el golpeteo de una baqueta en el cencerro “ta-ta, ta-ta, ta-ta, ta-ta…”, destellos fugaces de luz alumbran a la banda mientras continuaba el golpeteo,“ta-ta, ta-ta, ta-ta, ta-ta…”, y luego el sonido de la guitarra “pa-pa, para-pa. Pa-pa, para-pa. Pa-pa, para-pa. Pa-pa, para-pa…”, seguido del redoble de la batería y el sonido de los instrumentos restantes. Se iluminó por un momento el escenario con luces de colores y aparecieron los músicos acomodados en fila.

En la oscuridad se escuchó la voz de Catalina García: “Lo sé, pensabas que era fácil, venir aquí y yo también quería..”, mientras se encendían las luces por completo, ¡el concierto había comenzado y prometía ser espectacular!

 

Nacida en el 2008,  la banda colombiana Monsieur Periné es liderada por Catalina García en la voz, Santiago Sarabia en las cuerdas y Nicolás Junca en la Guitarra. Quienes también forman parte la agrupación son Adinda Meertins (Contrabajo), Miguel Guerra (Percusión), Darwin Paéz (Batería), Jairo Alfonso (Saxofón, Clarinete), Abstin Caviedes (Trombón, Bugle). Todos ellos logran fusionar a la perfección el Jazz, el Pop y el Swing con ritmos latinoamericanos. Hasta la fecha cuentan con 3 materiales discográficos y en 2015 ganaron el Latin Grammy como “Mejor Nuevo Artista”.

Entre las canciones del repertorio que la banda ha estado interpretado en sus últimas presentaciones hay varias rolas del nuevo material discográfico (Encanto Tropical, 2017, como “Veneno”, “Bailar contigo”, “La tregua”, “Me vas a hacer falta”, “La sombra”. También éxitos de sus discos pasados como: “Nuestra canción”, “Mi libertad”, y “Tu m’as promis”, del disco Caja de Música”, así como “Sabor a mí”,  “Huracán”, “Suin romanticón” y “Ton Silence” del disco Hecho a Mano.

Después de la primera canción, Catalina invitó al público a bailar; y aunque el lugar no se prestaba para hacerlo (por la ausencia de pista), no fue impedimento para que los asistente se levantaran de sus lugares a moverse con la música. Monsieur_10

En determinado punto de la noche hubo un silencio, momento en que Catalina compartió un mensaje sobre la hermandad que guarda Colombia con México (al parecer de muchos, una hermandad nacida de la guerra, la muerte y la violencia, del muro que divide, del odio y la falta de humanidad de Estados Unidos que ha marcado la historia de ambas naciones). Habló, claro, de las fronteras y de cómo la música les ha dado la oportunidad de conocer otros lugares: la música tiene la capacidad de transformar y tocar el corazón de las personas… La música es libertad”, comentó mientras ondeaba una bandera de Colombia que le fue entregada por una fan.

Mientras terminaba de hablar, se empezó a escuchar el sonido de la jarana, anunciado el inicio de “Mi Libertad”:

Hoy me levanté en otro lugar

Siento ansiedad, la necesidad de contar quién soy

para no morir, para no olvidar que la vida es un pequeño soplo de libertad

hoy seré canción, volaré detrás de las coplas del trovador del campo y de la ciudad

para no morir, para no olvidar

que el dolor existe y con amor lo voy a curar

Catalina expresó entonces su agradecimiento y amor hacia México. La impresión que uno se lleva al ver a Madame Periné sobre el escenario es la manifestación de la vida. Aquella noche llevaba un vestuario adornado por una falda de plumas, un arcoíris que implosionaba cuando movía sus caderas, además de un par aretes de su tierra y un collar plateado que colgaba en medio de sus senos.

Monsieur_6

Durante el show los ritmos colombianos rompieron con las convenciones mexicanas, al estilo único de una Big Band de jazz latino. El performance escénico de los músicos también fue increíble, pues las coregografías que presentaron acompañaban de manera perfecta la virtuosidad con que interpretan sus instrumentos. En una de esas se acabó la rola y se congeló la escena.Monsieur_5

Monsieur_2El concierto era un carnaval del alma, tanto por la experiencia estética en la complejidad musical de la banda, como por la experiencia de fiesta, baile y relámpago que provocaron huracanes en el centro del pecho de los fans. “¡Abajo, abajo, abajooo y ahora salten!”.

Los colombianos no podemos evitar expresarnos bailando. Aquí la gente se rompe cantando. Queremos que nos acompañen en esta canción con un paso muy sencillo…”, compartió en su momento Madame Periné, para luego dar instrucciones de cómo bailar junto con ella una canción.

Empezaron a sonar los primeros acordes de “La muerte”,  Miguel se levantó y tomó el micrófono: “Bueno, bueno, bueno, bueno, bueno, bueno, bueno, bueno, bueno. Damas y caballeros, sean todos ustedes bienvenidos a este espectacular baile, donde te haremos bailar con la muerte. De Colombia y para el mundo entero, tengo el gusto de presentarles a esta maravillosa banda, nosotros somos: Meesieee ¡Perinéééé!”.

Monsieur_11

Ya había llegado el final del concierto y el público gritaba: “otra, otra, otra”, a lo que Catalina respondió: “¿Quieren una como para irse a dormir, o como para no dormir?” y empezó a sonar, “Llévame”, seguida de “Encanto tropical”.

“¡Gracias por venir, nos los llevamos en el corazón!”, dijo la joven mientras el sudor escurría por su piel. Con una gran reverencia es como nos dijeron adiós los músicos colombianos, mientras un bolero latino comenzaba a sonar. Fue así que Monsieur Periné llenó de alimento musical al público de Ensenada, dejando una impresión de alegría y potente vitalidad en cada uno de los asistentes.

Monsieur_9